La Plaza Mayor se convierte en una pradera

La intervención Césped, creada por el artista madrileño SpY, arrancó este jueves 28 de septiembre. Este proyecto, perteneciente al programa de arte urbano Cuatro Estaciones, sirve para dar la bienvenida al otoño dentro de la programación organizada por el Ayuntamiento de Madrid en conmemoración del IV Centenario de la Plaza Mayor.

Se trata de un proyecto de arte público que destaca por su sencillez, y que se puede apreciar a simple vista. Un enorme circulo perfecto de césped natural de setenta metros de diámetro y una superficie de 3.500 metros cuadrados en el centro de la Plaza Mayor y que cualquier paseante puede identificar en seguida. El acceso de público no será limitado ni tendrá un límite horario, por lo que el público puede transitar por la pieza durante las 24 horas del día. La instalación será desmontada el domingo 1 de octubre.

Un proyecto tan grande y sencillo que sorprende a todo el mundo por la descontextualización de la plaza. Este círculo de césped propone nuevos modos para disfrutar de la Plaza Mayor, como sentarse o tumbarse en ella, y, de este modo, aproximarse a un espacio tan conocido de una manera totalmente nueva.

Una vez desmontada la instalación, el 100% del césped será enviado a una empresa especializada que lo reciclará convirtiéndolo en abono natural.

Cuatro Estaciones

Transformar la Plaza Mayor para recuperar su papel protagonista en la ciudad, y que ocurran cosas sorprendentes e inesperadas, es el objetivo de Cuatro Estaciones. Coincidiendo con el cambio de cada estación se ha invitado a reconocidos artistas o colectivos para que lleven a cabo cuatro intervenciones artísticas sobre el adoquinado, los balcones, los arcos o los pasadizos de la plaza. A través de estas intervenciones, al inicio de cada estación, los visitantes de la plaza vivirán momentos lúdicos y festivos, convirtiendo la plaza en un patio de recreo artístico para todos los públicos.

Ya se pudo disfrutar de las dos primeras intervenciones, Graffiti con Luz del artista francés Antonin Fourneau junto al conocido grafitero SUSO 33 en primavera y Laberinto de residuos del colectivo Luzinterruptus en verano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *