Las Lagunas de la Mata y Torrevieja, un parque natural de humedales únicos

Adentrarse en el Parque Natural de las Lagunas de la Mata y Torrevieja, en Alicante, es hacerlo en un paraíso natural de la Comunidad Valenciana, en el que se puede disfrutar de 3.700 hectáreas, de su fauna, de su flora y de una tranquila propuesta turística al aire libre.

En la comarca de la Vega Baja del Segura, entre los términos municipales de Guardamar del Segura, Torrevieja, Los Montesinos y Rojales, se halla el Parque Natural de las Lagunas de la Mata y Torrevieja, un enclave convertido en atracción turística para los grandes amantes de la naturaleza y uno de los 22 parques naturales que se reparten por la Comunidad Valenciana.

En este espacio alicantino encontramos dos lagunas separadas entre sí por un anticlinal conocido como El Chaparral, un canal que une a ambas depresiones que, además, están comunicadas de forma artificial con el mar por medio de otro canal conocido por El Acequión.

La laguna de Torrevieja, con 1.400 hectáreas de superficie, hace las veces de saloducto desde que se observase, ya en el siglo XIII, la buena calidad de la sal, mientras que la de La Mata, con 700 hectáreas, actúa como depósito calentador. Ambos humedales, además, constituyen una importante área de nidificación e invernada para más de un centenar de aves como el flamenco, zampullín cuellinegro o diversas especies de patos.

Es un auténtico tesoro natural lo que el viajero encuentra en este entorno en el que, si bien cualquier turista disfruta del paisaje y su hábitat, los amantes de la observación de animales y plantas se sienten aquí como en un paraíso.

El parque está definido principalmente por lagunas salinas, saladares, barrancos, ramblas y zonas agrícolas. En esos espacios se generan muestras de vegetación propias de los saladares húmedos y secos, donde son protagonistas las comunidades halófilas, es decir, las plantas que se caracterizan por vivir en territorios en los que abundan las sales.

En zonas donde desaguan torrenteras, ramblas, y regueros sobre la laguna aparecen extensas comunidades de carrizal y juncal que rompen la fisonomía del saladar y dan lugar a “un paisaje espectacular y policromático”, según el organismo encargado de la gestión de los Parques Naturales de la Comunidad Valenciana. Estas áreas salpicadas de vegetación constituyen, según esta fuente, “los mejores reductos” de este destino levantino.

En el apartado arbóreo destaca, por ejemplo, la presencia de pinos Alepo y de interesantes ejemplares de plantas como la Orchis collina, entre otros tipos de orquídeas. En lo relativo a la vegetación acuática, la elevada concentración salina de las aguas, imposibilita la vida de muchas especies, pero sí existe, sin embargo, una importante presencia de la Dunaliella salina, una micro alga unicelular predominante en la laguna de Torrevieja que es una de las grandes responsables de su característico color rojizo-rosado.

En cuanto al mundo animal, lo principal en este lugar son las distintas especies de avifauna, “el grupo faunístico de mayor relevancia” en el parque gracias a su cerca de un centenar de ejemplares. Y es que, sus humedales son imprescindibles para el desarrollo de los ciclos biológicos de numerosas aves que los utilizan tanto en sus migraciones como en su nidificación e invernada.

Entre las especies que se pueden contemplar a lo largo de este paraje destacan, por ejemplo, los flamencos -con concentraciones de hasta 2.000 individuos-, la cigüeñuela, el tarro blanco, el aguilucho cenizo, la garza imperial, y la avoceta, entre otras. Se suman a las anteriores, las poblaciones de chorlitejo patinegro, de charrán común, de charrancito y de alcaraván, especialmente en las proximidades de las lagunas.

Alrededor de la laguna de La Mata, que presume de un característico color verde, el Centro de Interpretación del parque natural, permite al excursionista descubrir las diferentes posibilidades que ofrece a los amantes de la naturaleza, a través de salas de exposiciones, elementos interactivos y un área audiovisual.

¿Y cómo hacer para poder conocer todos estos atractivos en un lugar protegido como este? Pues hay distintas rutas guiadas planteadas por el Ayuntamiento de Torrevieja, con las que se atraviesan los distintos senderos que discurren por el corazón del parque, y que garantizan tranquilos paseos al amparo de la naturaleza. En las visitas, concebidas para todo tipo de público y gratuitas, se pueden conocer de primera mano los valores naturales y culturales del entorno y disfrutar del avistamiento de aves desde alguno de los miradores habilitados en el parque.

Para completar la jornada turística es recomendable visitar, en el entorno de este paraje, las localidades de Torrevieja, núcleo turístico en el que destacan sus salinas, el Museo del Mar y de la Sal o la antigua torre vigía de La Mata. También se puede degustar la cocina torrevejense en alguno de los establecimientos que se distribuyen por la localidad y en los que no faltan especialidades como el popular caldero, elaborado con arroz y caldo de pescado de roca.

Otra opción es acercarse a Guardamar del Segura, municipio caracterizado por su gran riqueza arqueológica, de la que destaca el busto de la Dama de Guardamar, escultura de piedra caliza que data del siglo IV a.C. También aquí, se puede visitar el Museo Arqueológico de Guardamar, la Iglesia Parroquial de Sant Jaume, o el Molino Harinero de San Antonio.

Este destino también invita a descubrir sus delicias gastronómicas, a través de elaboraciones como el arroz con conejo y caracoles, las doradas, los meros, las lubinas, los lenguados y los populares langostinos de Guardamar. Un producto de mar que, junto a la ñora -pimiento de bola que se seca en las dunas y con el que se enriquecen los guisos y arroces- protagoniza la Setmana Gastronòmica de la Nyora i el Llagostí, un evento anual que reúne a los restaurantes de la localidad bajo distintas propuestas gastronómicas.

EFE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *