Metro de Madrid ya no tiene accesos que cierren a las 21.40 horas

Hasta hace muy poco había 54 vestíbulos del Metro de Madrid que cerraban a las 21:40 horas, pero ahora, aunque mucha gente todavía no lo sabe, eso ya no es así. Y es que, desde que empezó el mes de abril todos los accesos del suburbano de la capital prestan servicio desde las 6:00 horas de la mañana hasta el fin del servicio. De esta manera se ha unificado la apertura de los casi 800 accesos con los que cuenta la red.

Entre las estaciones que ya tienen sus accesos abiertos durante todo el funcionamiento del Metro destacan algunas tan emblemáticas como Avenida de América, con 46.332 entradas de usuarios al día y más de 52 millones de viajeros en tránsito al año; la estación de Argüelles, que cuenta con 31.876 entradas al día y más de 21 millones de utilizaciones anuales; o la estación de Callao, donde 22.593 usuarios inician su trayecto todos los días y que acumula 19,5 millones de viajeros al año.

Otras estaciones en las que se ha ampliado el horario de los vestíbulos secundarios son Alonso Martínez, Antón Martín, Atocha, Banco de España, Ciudad Lineal, Batán, Embajadores, Cuatro Caminos, Legazpi, Oporto, Pacífico, Santiago Bernabéu, Tribunal, Tirso de Molina o Vista Alegre, entre otras.

Sin taquilleros

Además, si te has fijado bien, te habrás percatado de que ya no hay taquilleros en el Metro. Eso, que sucede también desde principios de abril, aunque ha sido progresivo, es porque los supervisores comerciales han sustituido a las tradicionales taquillas en las estaciones. La medida, que el Metro defiende, afirmando que 1.650 supervisores (que aumentarán próximamente) velarán por el buen funcionamiento de la red y asistirán a los usuarios, es en realidad un quebradero de cabeza para muchas personas que se ven con un problema en el vestíbulo del Metro y no saben solucionarlo, teniendo que recurrir a los interfonos, donde muchas veces no atiende nadie. Y esto último lo decimos por experiencia propia porque no hay supervisores en todos los vestíbulos y hay horas en las que es imposible encontrar a una persona trabajando.

Así, por ejemplo, imprevistos ‘normales’, como que un billete no te funcione o que solo tengas tarjeta de crédito para pagar el Metrobús y la maquina no funcione pueden convertirse en tu peor pesadilla por la falta de trabajadores.

Según Metro, los supervisores “ayudarán de una manera más directa y efectiva a los viajeros que necesiten asistencia a la hora de comprar un billete en las máquinas, ser asesorados para realizar cualquier tipo de trayecto o facilitarles la información que necesiten sin tener un cristal de por medio”. Pero, insistimos, esto no es así en todas las estaciones y sin taquilleros, el control y atención en las estaciones no está garantizado, por lo que es probable que dependas de que las máquinas de autoventa de billetes puedan solucionar (quizás) tu problema o tus dudas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *